¿Nos hemos convertido en “hiperpadres”?

VATICANO, 04 May. 17 (ACI).- Dos padres de familia, Lucien Botovasoa y Alessandro Nottegar, han dado pasos adelante en su camino hacia la santidad, después de que el Papa Francisco reconociera el martirio del primero y las virtudes heroicas del segundo.

El Santo Padre se reunió en el Vaticano durante la mañana del jueves con el Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Amato, y firmó ambos decretos.

Lucien Botovasoa nació en Madagascar en 1908 en una familia con nueve hermanos. Cuando tenía 14 años recibió el Bautismo y la Primera Comunión. Completó su educación en el Colegio San José de Fianaratsoa donde luego ejerció como instructor.

 Se casó el 10 de octubre de 1930 con Susana Soazanna. Tuvieron 5 hijos. En 1935 entró en el grupo de los Cruzados del Corazón de Jesús, sin embargo, sentía que su camino de búsqueda vocacional aún no había finalizado. Así, encontró la Orden Tercera de San Francisco.

A lo largo de su vida, se esforzó por servir a Dios según los preceptos del Evangelio. Sus frecuentes plegarias, ayunos, su forma austera de vestir generó la incomprensión de muchas personas, incluso en su propio entorno familiar y de amistades.

En 1947, en el contexto del proceso de independencia de Madagascar, estallaron numerosas revueltas violentas en la isla. En muchas ciudades de Madagascar se registraron masacres por motivos políticos y religiosos. Su negativa a posicionarse políticamente le ocasionó graves problemas. Finalmente el jueves 17 de abril de ese año fue detenido en su casa y decapitado.

Alessandro Nottegar nació en Verona, Italia, en 1943. Tras años de estudio y discernimiento vocacional en el Colegio de los Siervos de María, llegó a la conclusión de que su vocación no era al sacerdocio, sino al matrimonio. Quiso servir a Dios con su familia y compartir con los demás el don que sentía que había recibido.

En 1971 se casó con Luisa, con la que tuvo tres hijos. En 1977 finalizó sus estudios de medicina y se trasladó con su familia a Brasil, donde vivirán cuatro años al servicio de los enfermos, los pobres y los leprosos.

 Después de esos 4 años de misión, la familia regresó a Italia y Alessandro Nottegar comenzó a trabajar en el hospital de San Bonifacio de Verona. En Italia sintió nuevamente la llamada vocacional y, fruto de una larga etapa de meditación, vendió unos terrenos heredados de su padre y fundó la Comunidad Regina Pacis el 15 de agosto de 1986.

Poco después, sin embargo, falleció como consecuencia de una crisis cardíaca el 19 de septiembre de 1986. Su mujer, Luisa, asumirá entonces la responsabilidad de impulsar la nueva Comunidad fundada solo unos meses antes.

Fuente: LaFamilia.info

@EncuentroFDH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

X