Jesús… nos salvó del pecado

Por: Isaias Latinez Guerovich

Con esta frase comenzó mi iniciación en el camino de la fe; alumno de un colegio católico, todos los esfuerzos terminaron por resumir la historia de Cristo en la Cruz, en esta frase sencilla pero profunda.

En la medida que pasaron los años, este mundo que parece tener el objetivo de alejarnos cada vez más de Dios y de su Iglesia, hicieron que mi amor por la verdad se escondiera y se hiciera cada vez más tibia e infantil.

Por muchos años solo pude repetir de memoria esta frase bonita, pero que yo no supe, marcaría el horizonte de mi vida y la de mi familia para siempre.

Todo cambió, cuando un día escuché a un sacerdote amigo explicarnos que El PECADO, es la ¡falta de amor!, (hasta ese momento mi mirada giraba en torno a lo Moral).

Cuando dejo de amar, soy Yo el que vive la experiencia de la soledad, el dolor y la confusión, haciendo daño a todo lo que me rodea.

El hombre de hoy sufre las heridas de esta falta de amor: Las crisis matrimoniales, que se traducen en divorcio, violencia y separaciones, la infidelidad en las parejas, el consumo en niveles alarmantes e pornografía y TV basura, padres que solo luchan para que sus hijos tengan un bienestar económico y con ello  logran que toda su familia se enamore del mundo pero no del cielo…finalmente una sociedad que solo se preocupa por el sueldo de fin de mes para salir de la pobreza económica pero no tiene un plan para llenar de riqueza su corazón y su mente, y con ello salir de la pobreza humana-espiritual en que viven todos, sin diferencia de niveles sociales.

Jesús, nos habla de este PECADO, como el suicidio del hombre, nos habla del fuego del infierno, un mundo también eterno, pero sin AMOR, todo es Soledad, culpa, dolor, desesperanza de no poder amar, un mundo donde no existe el perdón ni la misericordia, solo tinieblas.

El Ángel caído quisiera destruir a Dios, pero no puede, pero si puede destruir lo que ÉL más ama, a nosotros, que somos sus hijos. No descansa buscando nuestra condenación: La infelicidad en este mundo y la oscuridad eterna.

Ahora lo entendí, JESÜS me salvó de un mundo sin AMOR, no quería mi condenación, necesitaba que yo encontrará la paz en mi corazón y con ello LA FELICIDAD…yo necesitaba AMAR y ÉL era EL AMOR.

Ese AMOR me enseñaría años después a valorar mi matrimonio y con ello luego velar por mis hijos y por su salvación, ese es el AMOR que veo hoy en tantas personas que han renunciado a sus planes para vivir el Plan de Dios, a hombres han perdido perdón por tanto daño hecho en nuestra historia pasada…, hombres divorciado que han regresado a vivir de la misericordia de Dios…hombres todos pecadores que solo esperamos ser perdonados,

Vivamos esta cuaresma por aquel que venció la falta de Amor, Jesús a vencido, el cielo nos espera, el puente ya lo tenemos, Jesús Resucitado vive en nosotros, el Pan y El vino consagrado es ÉL, en el altar se derrama el acto de AMOR más grande en toda la historia de humanidad…nunca nos abandonará.

Su AMOR, el que vive en nosotros…salvará al MUNDO.  

@EncuentroPeru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

X