Eucaristía y Familia

Por: Isaias Latinez Guerovich

Quisiera comenzar con uno de los escritos de San Juan Pablo II sobre la Familia: El deber de santificación de la familia cristiana tiene su primera raíz en el bautismo y su expresión máxima en la Eucaristía, a la que está íntimamente unido el matrimonio cristiano…Y en el don eucarístico de la caridad la familia cristiana halla el fundamento y el alma de su «comunión» y de su «misión»…

La Eucaristía, un alimento del cielo, que viene de manera gratuita, a buscar, que el amor de los esposos permanezca hasta el final.

No creo exagerar, si afirmara  que el matrimonio debiera declararse en estado de emergencia. El núcleo familiar, que es el matrimonio, sufre hoy una profunda crisis…como profesor veo cada día más alumnos que vienen de padres divorciados, hogares violentos…pocos son los que hablan de encontrar un verdadero modelo de amor en su papá y su mamá. Muchos solo viven con su mamá, sus abuelos y pocos solo con su papá…es este, el mundo que soñamos?.

Me he pasado escuchando los últimos 10 años historias de mucho dolor y desesperanza, historias de infidelidad, violencia, desordenes producto de la pornografía, matrimonios donde el fundamento es el dinero, el trabajo, el placer…un proyecto de vida verdadero y trascendente parece que fue robado.

Nuestro querido Papa Santo, nos estaba anunciando que el Matrimonio nunca debió dejar de tener su fundamento en Dios, alejarnos de ÉL podría tener serias consecuencias en el destino de la Humanidad y la felicidad de nuestros hijos.

No se equivocó…los hombres olvidamos nuestra Misión, yo Papá, soy la imagen de Dios en la Tierra, no me puedo equivocar, para eso Dios me hizo cabeza de Familia, tengo yo el deber darles un hogar a mis hijos y a mi esposa, la cual, debe ver en mí, un auténtico hombre, capaz de cuidarla y protegerla, porque ella es el corazón del hogar, y solo espera ser amada como solo Dios puede amar.

A veces olvidamos el impacto que tiene para un niño ver a sus padres de rodillas orando, rezando…hablando con Dios; ver a sus padres caminando en esa fila de la Iglesia para recibir un pedazo de pan y que un día te pregunte ¿qué es eso que comes papá? y tú le respondas…ese es Dios, su cuerpo, su sangre, su AMOR…y porqué es necesario papá?…porque ese es el milagro que hoy necesito para que nuestro matrimonio permanezca unido hasta que la muerte nos separe…escúchame hijo, EL Amor de tu madre y el mío no viene de este mundo…viene del Cielo…Tú has venido al mundo a amar y ser amado, esa es la Felicidad…tengo que cuidar nuestro matrimonio para que veas en él, a DIOS…amas a tu mamá? si papá…yo también, por eso venimos a misa…no quiero mirarte a los ojos un día, y decirte que he dejado de amar a tu mamá.

Papá…si hijo…puedo yo comer de ese pan también?…porqué hijo mío…porque también quiero ser feliz como tú.

Que irresponsables somos hoy de habernos alejado de la Eucaristía, los padres nos quedamos en una fe infantil, en donde ya no hay misas, ni confesión y el puente entre el mundo y el cielo se lo quitamos a nuestros hijos…”El pan que yo les doy es mi cuerpo este vino mi sangre…el que come de este pan y bebe de este vino…tendrá vida eterna”…estas palabras de Cristo tiene que resonar en el centro de los matrimonios…hoy que vivimos en desesperanza, busquemos confiar en las promesas de Dios, solo Él puede transformar el corazón de tantos esposos y esposas que están rindiéndose a seguir luchando por su matrimonio. Es el momento de ponernos de rodillas y pedir perdón a Dios por una vida alejada de la Iglesia, busquemos confesarnos, a los que aún conviven, acérquense a su padre del cielo y pídanles su bendición. Las familias hoy necesitamos el milagro del AMOR…el milagro de la EUCARISTÍA.

@EncuentroPeru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

X